martes, 17 de enero de 2012

TÚ ERES EL BUEN PASTOR, TÚ VIGILAS A TUS OVEJAS, NUNCA LAS ABANDONAS CUANDO HAY PROBLEMAS, CONOCES A TUS OVEJAS POR SU NOMBRE Y EL AMOR QUE LES TIENES ES TAN GRANDE QUE PONES TU VIDA POR ELLAS.